Monday, September 04, 2006

Las Joyas Vandálicas de Le Pédant II: La Joya Perdida

Recuerdo nebulosamente el día en que la Joya Perdida me fue revelada; había amanecido hacía relativamente poco y esperaba junto a algunos amigos a que la sala de máquinas en la que desperdiciábamos nuestra adolescencia abriese sus puertas, habíamos pasado toda la noche celebrando nuestra graduación y –al menos yo- el hecho de que nunca más tendría que pisar la pesadilla lovecraftiana en la que estudié EGB, BUP y COU.
Como siempre me pasa cuando no duermo y abuso de la cafeína mi culo estaba inquieto y comencé a moverme por detrás del banco en el que estábamos apostados como buitres con corbata cuando se me reveló el mantra cósmico, la sabiduría universal escrita con rotulador negro en el respaldo de un banco de madera:

“CHINI MINY MONI WINY CHINI WINY MONIS DIFEREN ANASTASIA HACE GIMNASIA”

En ese momento mi cerebro se expandió como la cola de un pavo real y accedí a estados de conciencia que el resto de mortales sólo vislumbran en los cómics de La Cosa del Pantano.

Años más tarde volví a ese banco con la intención de fotografiarlo pero la inscripción había sido borrada, confirmando mi teoría de que gran parte de la belleza de estas Joyas Vandálicas reside en lo efímero de su existencia.

2 comments:

Maffia Machiaveli said...

OOOOOOOHHHHHH!

Los parkes de Ponferrada... tierra de sabiduria primigenia

Lord Henry Wotton said...

Yo formaba parte de aquella espedición. Estuve alli. Hacia gimnasia y era diferen.

Nunca volvimos a ser los mismos...