Thursday, October 16, 2008

El General Invierno

Siempre me he preguntado por qué todo el mundo comete el error de subestimar a Rusia.
Tan sólo fíjense en la situación actual, está claro que todo Occidente pensaba que Rusia iba a tener un presidente borracho tras otro hasta que no quedase nada más que rapiñar del cadáver soviético, nadie esperaba que un antiguo agente del KGB fuese a poner el país más tieso que una vela.

Uno de los mejores ejemplos de esta costumbre, al parecer inevitable, de ignorar el potencial del gigante intercontinental fue la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial, lo que los rusos llamarían Gran Guerra Patriótica:


Sin duda una de las mayores pifias bélicas de la historia. La verdad es que el Eje tenía a su disposición los ejércitos más temibles del planeta, pero escogían sus blancos de pena.

3 comments:

Maffia Machiaveli said...

El espiritu ruso es puro empuje, unidad... y novias por correo. Así son invencibles

Quemador said...

¡No se olvide de los desayunos a base de vodka!¡Y no es coña!

Maffia Machiaveli said...

claro claro, es que eso levanta el animo hasta un narcoleptico